El OLA se solidariza con lxs periodistas venezolanxs en su día

El Observatorio Latinoamericano para la Libertad de Expresión OLA aprovecha el dramático contexto social y laboral que viven lxs periodistas venezolanxs para mostrarles toda nuestra solidaridad. Destacar el valiente y arriesgado trabajo que emprenden día con día para seguir cumpliendo con su compromiso informativo, a pesar de las leyes y vacíos legales que utiliza el gobierno de Nicolás Maduro para socavar a los medios de comunicación y a la libertad de expresión en Venezuela. Lea más información a continuación…

El Observatorio Latinoamericano para la Libertad de Expresión OLA no puede dejar de saludar al periodista venezolanx en el Día Nacional del Periodista, que se vive este 27 de junio. Aunque, no se puede hablar de celebraciones en el clima más terrible para la libertad de expresión que se vive actualmente en el panorama latinoamericano. Los gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro han convertido el ejercicio del periodismo en un peligro constante, contra la vida, el honor y la libertad de lxs periodistas.

El constante ataque a la libertad de expresión son una característica del impopular gobierno de Nicolás Maduro

Sólo en lo que va del año 2019, Venezuela ha sido testigo del cierre de la emisora Radio Caracas Radio, con 89 años de trabajo ininterrumpido. Así como la expulsión del periodista mexicano estadounidense Jorge Ramos. El bloqueo de medios digitales, y más de 252 acciones contra medios de comunicación y de 522 casos de violación a la libertad de expresión, sólo en lo que va del 2019. Cifras que revelan incrementos del 193% a los ataques a medios y 314% en violaciones a la libertad de expresión con respecto al 2018.

No es gratuito que hoy a Nicolás Maduro sea considerado el “mayor violador de la libertad de prensa” por parte de distintos organismos internacionales que velan por la libertad de expresión. Justamente, Maduro se pintó de cuerpo entero al expulsar al periodista Jorge Ramos por hacerle preguntas que él consideró incomodas. Un gobernante que ante la imposibilidad de medirse ante periodistas decide sancionarlos, hostigarlos, querellarlos y apagarles el micrófono por medio de las arbitrarias leyes que priman desde el año 2000, repletas de vacíos legales.

Es por eso que hoy publicamos el comunicado del Día del Periodista Venezolano de Expresión Libre: “En una nueva conmemoración del Día Nacional del Periodista venezolano resulta ineludible para la Asociación Civil Expresión Libre, Comunicadores por la Paz y la Democracia, que los periodistas, el gremio y la propia sociedad civil elevemos enérgicamente nuestra voz de reclamo exigiendo a quienes hoy ejercen el control político del Estado, el respeto a los derechos de libertad de expresión e información y al ejercicio de la labor profesional informativa, garantías que han sido severamente vulneradas durante los últimos veinte años.

El periodista mexicano estadounidense entrevistó a Nicolás Maduro, lo incomodó y terminó siendo expulsado de Venezuela

La sociedad venezolana está sumida en una crisis que abarca todos los órdenes de la cotidianidad de la población, por ello es fundamental que los periodistas puedan informar debidamente sobre la exacta dimensión de los problemas, ayudar a su análisis y comprensión y facilitar la orientación hacia sus posibles vías de solución. Así lo requiere el futuro de Venezuela y sus habitantes que hoy viven una situación al límite.

Sin embargo, durante estos últimos años, y sobre todo desde que quienes hoy ejercen el control del Estado venezolano revelaron abiertamente su objetivo de instaurar una hegemonía comunicacional, lo que se ha presenciado es el desmantelamiento paulatino de la vigorosa red de medios impresos y audiovisuales del sector privado con la que contaba Venezuela hasta el final del siglo XX y la imposición de límites, trabas, violencia y agresiones físicas contra los periodistas en su desempeño profesional.

La situación es en extremo grave y delicada. Para que los periodistas y los medios de comunicación en los que trabajan puedan ejercer cabalmente su labor informativa es necesario que se garantice el acceso a las fuentes de información pública y que además cesen las prácticas discriminatorias contra los medios independientes y en favor de los medios oficiales. Los organismos del Estado venezolano operan sin ninguna transparencia ni posibilidad de escrutinio público: escasamente aportan informaciones sobre su quehacer y regularmente niegan la que les exigen los periodistas e incluso los particulares en ejercicio de un derecho constitucional.

Tan importante como ello es que quienes están al frente de los numerosos organismos de seguridad del Estado, y especialmente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) y Policía Nacional Bolivariana (PNB), impartan instrucciones precisas para que de una vez por todas cesen las agresiones físicas a los periodistas, de las cuales por cierto no escapan ni las mujeres reporteras. Son constantes las retenciones, la destrucción y robo de sus equipos de trabajo o los insultos por el simple hecho de dar cobertura a los aspectos más visibles de la crisis nacional y las protestas ciudadanas que ellas generan. En el número de casos de estas afectaciones no existe comparación alguna en la región latinoamericana. Son centenares cada año y han sido miles durante estas dos décadas de régimen socialista.

El cierre de Radio Caracas Radio es uno de los hechos más indignantes de este 2019

Mención especial merecen la irregular situación que se viene presentando en la Asamblea Nacional, a cuyas plenarias le es impedido el acceso a los reporteros sin razón ni explicación alguna. Los jefes de los poderes desatienden todos los llamados que se hacen para que la GNB abandone esa conducta irrespetuosa hacia los profesionales del periodismo y violatoria de la Constitución Nacional.

La destrucción de lo que fue un sistema de medios diverso y plural, tanto en su credibilidad como en las bases de sustentación económica fue un objetivo que el proyecto revolucionario buscó desde sus inicios. Del sector de los medios impresos han desaparecido cerca de la quinta parte de los 90 que existían al comienzo de la década del 2000. En el sector radial se cuentan por decenas el cierre de medios por medidas de dudosa legalidad o por simples retaliaciones políticas. Con la desaparición de esos medios o con la reducción de operaciones se han perdido miles de puestos de trabajo. La destrucción de la economía nacional hace difícil la supervivencia de medios y de salarios dignos y suficientes para el sostenimiento de los periodistas y sus familias.

Como contraparte, se ha extendido la censura y la autocensura y hoy los medios del Estado venezolano, usufructuados únicamente por la clase política dominante, no le ofrecen a la población más que un discurso unidireccional, propaganda, proselitismo y montajes políticos, muchos de ellos con el odio como componente fundamental.

Este 27 de junio, Expresión Libre manifiesta su palabra de aliento, solidaridad y reconocimiento a los periodistas venezolanos, quienes en medio de grandes dificultades siguen trabajando para mantener informada a la colectividad y lo hacen además con grandes méritos como lo atestiguan los importantes premios que ha merecido su labor en el exterior. (Expresión Libre, Silvia Alegrett-Coordinadora General).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s