El Día Internacional de la Mujer, no lo celebramos… lo luchamos

La brecha salarial entre hombres y mujeres, los techos de cristal, las terribles cifras del feminicidio, el incesante flagelo del acoso sexual no se pueden enmarcar en una celebración por el Día Internacional de la Mujer. Pero, el ocho de marzo tampoco debe pasarse por alto, es la ocasión ideal para cumplir objetivos fundamentales: primero que nada “hacer memoria”, recordar porque se conmemora este día.

“El 8 de marzo de 1875, cientos de mujeres trabajadoras de una fábrica de textiles de Nueva York marcharon por las calles contra los bajos salarios, menos de la mitad de lo que cobraban los hombres. Esa jornada acabó con la vida de 120 mujeres debido a las brutales cargas policiales. Este hecho motivó que las trabajadoras fundaran el primer sindicato femenino.

Fue en 1910 cuando en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague se designó el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora. El objetivo estaba claro: promover la igualdad de derechos. Paralelamente, el 8 de marzo 1910 fue un momento histórico para España. Ese año supuso el acceso a la universidad en igualdad de condiciones bajo una real ordenanza. Como antecedente cabe destacar la figura de Emilia Pardo Bazán, nombrada conseja de Instrucción Pública de manera reciente.

Con la fecha ya fijada, en 1911 se celebró el primer Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Pese a la fecha acordada, en Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza se celebró el 19 de marzo, con importantes mítines. Días después, el 25 de marzo un incendió acabó en Nueva York con la vida de 140 mujeres mientras trabajaban. Esto provocó una mayor presión social para cambiar la legislación vigente por aquel entonces, a unas condiciones más igualitarias”. (OK Diario).

En segundo término, es preponderante realizar un diagnostico de la situación actual que viven las mujeres en el mundo. Por ejemplo, en cuanto a brecha salarial de acuerdo a Naciones Unidas, por término medio, las mujeres siguen ganando en todo el mundo un 23 % menos que los hombres en el mercado de trabajo por el mismo empleo o dicho de otro modo, las mujeres cobran 77 centavos por cada dólar que ganan los hombres.

Las cifras del feminicidio en América Latina son de terror, basta con hacer un rastreo rápido por Google para chocarnos con realidades realmente terribles. Sólo en enero, desde México se lanza una estadística que indica que cada día de enero se asesinó a diez mujeres mexicanas. En el Perú, se confirman 33 feminicidios en lo que va del año 2020 y 326 mujeres desaparecidas. En los últimos 11 años se han registrado 1,338 feminicidios. Justamente, en estos días se asesinó a tres mujeres en Argentina.

El acoso sexual también tiene entre sus peores registros a México con más de 51 mil denuncias sólo en 2019. En el Perú se denunció que un 13% de las mujeres entre los 18 y 34 años de edad sufrieron de hostigamiento. Mientras las peruanas cuyas edades van de los 35 a los 54 superan el 20%. Esto convierte al Perú en el puesto 13 en un ranking de 40 países.

Finalmente, hoy queda como gran desafío ir bregando para demoler estos crímenes contra la mujer. Estas injusticias que nos alejan de la sociedad igualitaria, paritaria, justa que todos y todas los y las amantes de la humanidad deseamos. No olvidamos a las mártires de 1875 y 1911, tampoco sufrimos de amnesia o ceguera ante los flagelos de la actualidad. Por eso no celebramos, pero sí luchamos por los derechos de la mujer, los derechos de todos.

Observatorio Latinoamericano para la Libertad de Expresión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s